ENVÍOS GRATIS EN PENÍNSULA A PARTIR DE 70€

Gemas & Hogar: protege y eleva su energía.

El hogar es un lugar donde muchos, en los últimos dos años, hemos pasado más tiempo del esperado. Es un espacio que nos permite ser y relajarnos, cuando está bien acondicionado. La energía que desprenden los diferentes espacios que conforman nuestra casa tiene un efecto directo en nuestro propio bienestar y frecuencia. Y la frecuencia a la que vibramos determina el estado emocional en el que nos encontramos. 

Estamos íntimamente conectados con el entorno que nos rodea: a veces podemos actuar para que éste nos sea beneficioso (como en nuestro hogar) y a veces no podemos hacerlo (como el mundo exterior). Si esculpimos un espacio de calidez, armonía y belleza dentro de nuestro hogar, siempre podremos acudir a este lugar para recuperarnos, recargarnos, regenerarnos y energizarnos.

 

Para ello, el uso y disposición de diferentes gemas y cristales en los distintos espacios del hogar es algo a tener muy en cuenta, pues nos ayudan a armonizar y purificar la energía estancada y redistribuir y amplificar la energía positiva

¿Sabías que existen tradiciones muy antiguas, profundamente arraigadas a ciertas civilizaciones (como el feng shui en China) que buscan la mejora de las condiciones ambientales para fomentar el bienestar y la armonía general del individuo con su entorno? No es algo que nos estemos inventando; es algo que viene heredado de miles y miles de años.

Existen gemas y cristales específicos para diferentes estancias de la casa. Tener esto en mente a la hora de decorarla y ambientarla con la energía de estos minerales de la tierra es fundamental para que la energía esté ordenada y equilibrada. El cuarzo blanco y rosa, la amatista, la selenita, son gemas básicas que pueden funcionar perfectamente en todas las estancias y pueden ir moviéndose según la intención que les des o el estado en que el te encuentres. 

Lo más importante a la hora de escoger una gema o cristal, es pensar dónde lo quieres colocar en el momento presente, sin apegarse demasiado a su ubicación, porque ésta puede cambiar: recuerda que la vida es un río que no cesa jamás. Sentir, con todo tu ser, en qué lugar de la habitación vas a posar, en un mueble o altar, la piedra y con qué intención lo estás haciendo: 

¿Qué efectos deseas que tenga? 

¿Cuál es el propósito de este acto? 

¿Qué sinergía quieres entablar entre el espacio y la piedra?

Si estás muy perdida y no sabes qué gemas funcionan mejor para cada espacio, a continuación te dejamos una lista de diferentes cristales como pequeña guía.

Gemas para el dormitorio

En el dormitorio, por ejemplo, es importante evitar piedras de alta frecuencia como la obsidiana, ya que pueden alterar tu sueño. En este caso, escogeremos cristales como la amatista, un cristal con una elevada vibración energética, meditativa y relajante que trabaja en nuestro cuerpo emocional, espiritual y físico.

Al colocarla en el altar de la habitación donde duermes, absorberá la energía estancada del espacio generando armonía y un ambiente cálido. Su capacidad para bajar revoluciones y relajar la mente la convierte en una gema ideal para los cuartos de los niños

Otra gema interesante es el cuarzo rosa porque además de ser la piedra del amor, es ideal para armonizar y seguir elevando la frecuencia de intimidad y conexión entre dos personas o con uno mismo. 

Gemas para el cuarto de baño

Puedes decorar tu baño con una piedra luna, ya que ésta recibe toda la energía de las fases de la luna para conectarnos con nuestra propia ciclicidad. Además, activa nuestra energía femenina para traer al plano consciente lo más profundo de nuestro ser. El baño es un espacio de limpieza, de rituales de belleza, de intimidad…nada como una piedra que nos ayude a mejorar la autoestima y a dejar ir patrones antiguos para dar lugar a nuevos paradigmas.

El cuarzo blanco es otra piedra muy buena para el cuarto de baño: su habilidad para trabajar todos los chakras con una intención específica eleva la frecuencia de tus sueños más personales y crudos, que muchas veces se desvelan en este lugar de la casa. 

Gemas para el recibidor

Este mismo cuarzo blanco es un buen aliado para utilizar en el recibidor. Es el más potente regulador de energía que existe por su composición cristalina helicoidal. Tiene la capacidad de absorber, almacenar, liberar y desbloquear la energía estancada: y el recibidor es uno de los espacios más 'contaminados' generada por los que habitan la casa, pero sobretodo traída por los visitantes del mundo exterior. 

La selenita y la amatista son otras dos gemas que pueden habitar este espacio cuando necesitas apaciguar el ambiente y crear armonía y presencia. También las utilizaremos para el salón: lo vemos a continuación.

Gemas para el salón

Para el salón, puedes utilizar una selenita porque no sólo es ideal para meditar, ya que profundiza la meditación e infunde paz, sino que además, neutraliza la radiación electromagnética de dispositivos electrónicos y ayuda resolver conflictos internos/externos y estabiliza las emociones.

La amatista es otra gema muy interesante para este lugar, ya que ayuda a sostener y mantener unido/a una comunidad y/o grupo familiar.


Gemas para la zona de trabajo

En este caso, la obsidiana o la pirita son muy buenas elecciones, ya que son gemas que activan la energía, atraen la prosperidad y abundancia, promueven la creatividad, y nos ayudan a actuar.

Si sientes que tu vida profesional es un poco caótica, te recomendamos que coloques una amatista en tu zona de trabajo, ya sea en casa, como en la oficina. Esta piedra te ayudará a armonizar el ambiente y alinearte con el momento presente, ofreciéndote orden, claridad y paz mental. 

La turmalina, por su parte, es una gema que te puede ayudar a protegerte de las ondas negativas que pueden generar ciertos tipos de proyectos o momentos turbulentos. 

La shungita es ideal para colocar encima de un router o cerca de una vitrocerámica (en el caso de la cocina, que veremos más adelante), ya que absorbe toda la frecuencia electromagnética.

Gemas para la cocina

Ya hemos visto que la shungita es una piedra para colocar en esta estancia del hogar.

La drusa celestina es otra gema fantástica para la cocina: sobretodo cuando te sientes con poca creatividad y necesitas nuevas inspiraciones culinarias. Esta maravillosa gema de tonalidades azuladas, tiene una elevada vibración que nos brinda una gran conexión con el mundo espiritual. Atrae el buen entendimiento en relaciones complicadas aportando claridad a la hora de comunicarse (todos sabemos que la cocina es, en la mayoría de los hogares, el auténtico espacio de unión, comunión y nutrición). Además, brinda calma mental, disuelve las preocupaciones y ayuda a fluir desde la intuición y expresión, para lograr platos novedosos y sabores esplendorosos. 


Como puedes ver, el poder de las gemas y los cristales va más allá del acto de meditar o de colocarlas en un altar. Se pueden convertir en poderosas herramientas decorativas que canalizan, regulan y mantienen en equilibrio la frecuencia vibratoria de los diferentes espacios de tu casa. No es una mera excusa, ni un capricho: es una realidad sutil pero con muchos efectos positivos.

Te invitamos a que descubras toda una selección de gemas y cristales. 

amatista autocuidado casa slow crecimiento personal cuarzo blanco enraizamiento espiritualidad gemas shunguita vida consciente vida slow

← Publicación más antigua



Dejar un comentario

Por favor ten en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados